jueves, 30 de abril de 2015

SE NOS FUERON LAS GANAS II PARTE - Isaac H -


Ya no importa el espacio, ya no importa el tiempo o las palabras que se puedan decir, de nada sirven las miradas, ya estamos lejos, viviendo en la misma casa, durmiendo en la misma cama, pero lejos.
Ya ni tu silencio ni el mío hablan, es un vacío que con nada se llena, es como un grito que con nada de calla.

 No sabes cuánto pienso cada noche en si seguir sintiendo el frio de tu indiferencia y acostumbrarme a ella o… gritar en medio de ese silencio que me mata y decir que ya no puedo. Me siento sola, estoy contigo… pero sola. No sé porque seguimos así, tú y yo tenemos claro que no es amor lo que vivimos, es más una rutina, una costumbre que nos ahoga día tras día.

Antes no podía dormir sin tus abrazos, sin tus besos, sin tus cuentos del día, sin tus dedos en mi cabello, sin tus palabras bonitas. ¿Qué es lo que ya no está? ¿Cuándo se nos olvidó lo que nos gustaba de ambos? ¿Qué paso con nuestros planes? ¿Dónde está nuestra complicidad? Se nos fue todo y no nos dimos cuenta, se nos fueron las ganas y no supimos cómo.

El deseo se quedó ahí, en ese pequeño espacio entre tu espalda y la mía, ya no es lo mismo estar contigo pero no me atrevo a decirlo no quiero ser la causa de heridas, se me cae el mundo a pedazos y el alma me duele porque quiero pero ya no como antes.

Se q te levantas muy de mañana y piensas al borde de la cama, y quiero correr y abrazar las ganas pero ya no están, se me fueron y no sé cuándo ni a donde. Siento que perdí, que no fue suficiente el tiempo, que el mismo tiempo nos traicionó o nosotros a él.

Aquí estoy, agarrándome de la costumbre en que te convertiste, y allá estas tu a la distancia de un silencio que se hace eterno. Ya no te veo, ya no me ves… se nos fueron las ganas de seguir, solo… estamos aquí, pero no.


Se nos fueron las ganas amor, se nos fueron, quizá se quedaron entre las sabanas. 

1 comentario:

  1. ¡Qué triste!
    Ambas perspectivas duelen...
    Pero es asì, cuando el amor se acaba, es asì... Lo has narrado muy bien..

    Un besazo, Isaac...

    ResponderEliminar