lunes, 25 de agosto de 2014

A la mano que mató a mis hijos - Isaac H. -



¿De quien eres?  ¿Quien te manda? ¿Quién te hace mover?  No hay razón que explique lo que pudiste hacer, no fuiste creada para eso, no fuiste creada para matar, ahora eres la causa de mis lagrimas cada noche, por ti  no duermo, por ti estoy enferma, por ti casi no vivo, por ti me siento muerta.
Mataste a mi hijo cuando  regresaba de su trabajo, mataste a mi hija cuando daba pecho a su bebe, cuando recién se había levantado para ir a trabajar, cuando regresaba del colegio o universidad, cuando regresaba o iba a una fiesta, cuando estaba de espalda  y no te vio por su derecha. Mataste a mi hijo que se despertó con fiebre en la mañana y aun así salió a hacer diligencias a horas tempranas, mataste a mi hija un día antes de su gradación, la mataste solo por un teléfono que no tenía valor. Con fuerza y puntería disparaste a la cabeza, disparaste a una joven  con sueños en  maletas.
A duros golpes destruiste la boca de mi hijo y  no escuchaste sus voces de auxilio, te llenaste de su sangre y así mismo te limpiaste. De que sirvió tanto esfuerzo y sacrificio por crecer si tu de un solo jalón los hiciste caer. Tu  les quitaste la vida sin mirar, sin darte cuenta que me dejaste sin respirar, dejaste manchas en las calles de la ciudad, de la sangre de mi hijo que tu no limpiarás. ¿Ahora que puedo hacer? Ya no tengo recuerdos, ya no tengo alegrías, todo lo has borrado a sangre fría. A golpe has matado sus ilusiones, sus sueños, sus querencias, sus recuerdos y a mi me has dejado en el suelo.
Cuanta sangre  tienes que derramar, cuantas veces tengo que llorar, cuantos gritos de “!NO POR FAVOR¡”tienes que escuchar, por favor ya deja de matar.
Los estas matando a todos sin ninguna explicación, y ya siento que mis ganas de vivir no tienen razón. ¡Son mis hijos! Y cada vez que matas es un latido menos en mi corazón.
Ya no aguanto una noticia mas, ya no quiero ni escuchar, por tu culpa siento miedo al caminar. Ya ni siquiera tienes un motivo, solo lo haces y ya… para ti no importan lágrimas, no te importa un dolor más. Me haces sentir rabia, tristeza y frustración es como si con la justicia hicieras un complot. En donde te escondes, por que te callas, por que eres invisible y solo apareces para hacer algo punible. Estas matando a mis hijos sin darte cuentan que la sangre que cae a tierra también es mía, que cuando lo golpeas y le gritas se lo haces a toda su familia. Los estas matando en solo segundos y a veces ni sienten el susto. Que es lo que piensas ¡que es lo que sientes¡, Acaso no has visto llorar a la gente? No sabes lo duro que es formar una vida, solo sabes de quitar la vida.

De nada me sirve llorar, de nada me sirve gritar, de nada me vale sentir, porque nada de eso los hará regresar. No se cual es tu cara ni como te llamas… solo se que basto tu naturaleza humana para matar. 

No hay comentarios.:

Publicar un comentario