viernes, 2 de mayo de 2014

DESPERTANDO - Isaac H -


El sueño me tumba y la cama me agarra, las sabanas me amarran y las almohadas me ahogan en un oscuro sueño.

Se cierran mis ojos y se comienzan a crear historias que fueron, que son y que muy dudosamente serán, comienzo a recordar lo que hice hoy y ayer, poco a poco se van desapareciendo las ganas de moverme, de abrir los ojos, de hablar, siento que este sueño es frágil, que se puede ir con tan solo un ruido, siento que mis ganas de quedar despierto se desvanecen en cada hebra de esta almohada, hasta mis dedos pesan mas de lo normal, comienzo a soñar… o ¿estoy pensando despierto?
Se van alejando los sonidos y el subconsciente comienza hacer su trabajo.
Se mueven los pies, los dedos y el cuerpo pero no mucho, y llega un momento en que ya no se mueve más, pero aun estoy consciente.

Se dibuja como una película un sueño confuso que pocas veces se logra recordar y que cuando se recuerda... se olvida.

Soy yo caminando, corriendo, gritando, riendo, hablando, volando, saltando, quedando ciego, quedando mudo, con miedo, con fuerza, alegre, triste, con frio pero nunca con calor, soy yo enamorándome, decepcionándome, sorprendiéndome, es un sueño cualquiera en donde soy el personaje principal o simplemente un extra, lo veo de cerca o de lejos… es un sueño confuso y no recuerdo bien los detalles, soy yo con sentimientos de maldad, soy yo como sentimiento de pureza, soy yo en no se cuantas horas de sueño que recrean situaciones que me agobian, que me estresan, que me hacen sentir vivo, que son parte de mi.
Caminando en el escenario perfecto de un crimen veo personas que seguramente he visto solo una vez en mi vida, pero mi mente los recrea para convertirlos en un personaje mas del cual no recordaré ni su cara.

Estoy consciente, se que sueño… pero aun así no lo controlo. Me despierto… no, no he despertado solo sigo soñando esta vez un poco mas claro, pero no te veo… ¿a quien busco? No lo se… estoy confundido, de eso se trata.

Horas exactas de un reloj biológico me hacen despertar las ganas de abrir los ojos justo antes de sonar la alarma, exactamente 30 segundos antes de que pueda sonar, anteriormente he despertado justo antes de un grito, de un ruido, de una hora a la que debo estar listo… antes de que llegue alguien, antes de que llame alguien al teléfono o antes que algo caiga al piso, es como si la mente se conectara con lo que va a pasar  a mi alrededor, es como si mi cuerpo se conectara con la energía y la mente le avisa para poder despertar.



Es tiempo de que el corazón lata mas rápido, de que mi cuerpo me obligue a suspirar, de que las ganas de abrir lo ojos se muevan al ritmo de un caracol mientras los dedos buscan quitar las lagañas. Ya no voy a despertar… ya desperté, así sin darme cuenta como cuando me quede dormido en apenas 7 minutos después de tirar mi cuerpo en una cama ajena, y solo bastaron 10 min de sueño profundo para sentir el descanso de 4 horas. No es que haya despertado… es que apenas estoy despertando.